Friday, December 24, 2004

Darwinismo intemperante

EN LA SELVA AMAZONICA el programa favorito de los aborígenes no es Cosita Rica sino National Geographic Explorer. Es irrelevante cuál es la programación favorita en Cuba o Corea del Norte cuando se rigen por el pensamiento único. El aislacionismo es el sueño de los dictadores, ellos libran una lucha encarnizada en contra de la naturaleza humana; intentan sembrar mangos en la Antártica.
La globalización es darwinismo intemperante, el aislacionismo es involución y antiglobalización, los movimientos que la adversan aran en el mar. Nadie por mucho tiempo tiene el poder, la capacidad o el derecho de detener los grandes procesos sociales, los cuales se caracterizan, al igual que los procesos biológicos, por estar fundamentados en el algoritmo multiplicador, con capacidad de replicarse y mutar de manera espontánea y continua.
La globalización se inició en la Edad de Piedra y se exacerbó durante los procesos históricos con los imperios de las épocas: bizantina, griega, romana, etc., adosado a las religiones a lo largo del tiempo, y junto con el comercio se impusieron, en mayor o menor grado, en distintas regiones. Hoy en día gracias a la informática, la tecnología y las comunicaciones produce la falsa impresión de tratarse de un proceso inédito.
La adaptación de los sistemas ocurre de manera diferente en las distintas latitudes. En la Unión Europea, por ejemplo, cada país conserva su identidad a pesar de los estrechos límites fronterizos; el efecto globali zador continúa aplicando su ac ción transformadora diferenciándolos permanentemente. Dentro del mismo país convergen costumbres de las distintas regiones, fomentadas por una necesidad natural de preservarlas. Si visitamos Italia no nos sentimos en Francia ni en Bélgica ni en Rumania, sino en Italia. La globalización es un proceso dinámico que ha condicionado mutaciones en el lenguaje, las costumbres, las comidas, el folklore, etc. Una semilla de café o de uva genera un producto de diferente sabor y aroma cuando es cultivada en Colombia, Kenya o China.
Los conservacionistas dejan de lado ratas, mosquitos, cucarachas, bacterias y virus; los dinosaurios se extinguieron junto todas las especies por un enorme meteorito, qué decepción quedarse sin chivo expiatorio; no habían humanos, ni libreto para inculpar a los dioses o al fulanito mal; eso confirma una sola verdad: shit happen.
Las tribus indígenas son un patrimonio autóctono para la humanidad, pero antes hay que preguntarles si prefieren vivir sin cable, aire acondicionado, morir a temprana edad y batirse semanalmente con un váquiro para poder comer, en lugar de re solverlo todo en el supermercado o el mall.
Los loros vuelan con los loros y no con los gavilanes. Las hormigas se entienden entre si; las distintas especies son segregacionistas y desconfían de las otras; con razón, se comen mutuamente. Quizá los osos Panda prefieren extinguirse que cumplir condena perpetua en el Zoo.
Las diferencias físicas e intelectuales entre los animales son abismales; en los humanos, por el contrario, comparativamente somos física e intelectualmente idénticos, y aun así durante siglos hemos resuelto nuestros problemas matándonos; todo por factores enteramente psicológicos, proveniente de arquetipos discriminatorios transmitidos por nuestros ancestros, los animales.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home