Friday, December 24, 2004

El efecto placebo

MAYORITARIAMENTE aplaudimos la democracia, pero ésta sólo puede funcionar si nos adherimos a posiciones claras y racionales que nos alejen del viejo andamiaje de doctrinas recicladas, para dar cabida a las mejores ideas. En la medida que los problemas aumentan en complejidad, las sociedades carentes del conocimiento necesario o plagadas de ignorancia quedan rezagadas de su disfrute.
EL PROCESO CIENTIFICO tiene numerosos aspectos que los diferencian de los procesos políticos. La libertad de expresión permite una gran variedad de opiniones y todas merecen ser respetadas. En el método científico se exhiben variadas hipótesis, pero deben ser corroboradas para ser aceptadas. La ciencia no se basa en la equidad sino en la calidad. Es una forma de pensar, que requiere demostrar las hipótesis, no acepta opiniones o elucubraciones infundadas, los hallazgos deben ser corroborados mediante métodos que aporten resultados comprobables.
El mundo político se interpreta al revés; la ciencia busca la verdad con el fin de obtener el resultado correcto, lo cual, en política, muchas veces es políticamente incorrecto. Por lo tanto, científicamente hablando, podríamos suponer que la lamentable trayectoria observada en la política podría ser consecuencia de una estructura enraizada en la dualidad.
EN LA ACTUALIDAD el poder computacional e Internet crecen en proporción geométrica. La ciencia ha hecho que el año 2004 sea tan diferente del año 1950, como el año 1950 lo fue del año 1500. Sin embargo, no avanza al mismo ritmo de la cultura popular: Hoy en día 30% de la población cree en Ovnis, 60% en percepción extrasensorial, 40% piensa que la astrología es ciencia pura, 32% cree en números de suerte, 88% considera que la medicina alternativa es un método confiable para tratar todas las enfermedades.
Gran parte del problema radica en el efecto placebo, donde la percepción subjetiva permite creer erróneamente que cualquier sustancia, compuesto o razón de contenido inerte proporciona efecto beneficioso. Permite a un grupo de partidarios creer que están mejor por más que las cifras demuestren su deterioro feroz. Hace que ideas o productos de diversa índole inunden el mercado para beneficio de charlatanes y curanderos aunque no existan beneficios comparativos doble-ciego; sin embargo eso a las mayorías le tiene sin cuidado y la propaganda se encarga de hacer el resto.

Posted by Hello
CUANDO ANALIZAMOS EL problema de las drogas ilícitas, un producto adictivo de consumo masivo, como fue el alcohol en EEUU durante la prohibición, es un ejemplo útil para aprender de esa experiencia negativa y plantearnos una solución viable contra el flagelo. Mediante el método científico podríamos diseñar una hipótesis sobre las ventajas de legalizar el consumo. Por Ej. eliminaría el tráfico, reduciría la criminalidad, el deterioro social, el terrorismo, los secuestros, etc. Los beneficios serían inmensos y las ganancias de la comercialización legal y controlada podrían ser utilizados en educación, rehabilitación e infraestructura. Los costos de producción serían tan bajos que acabaría con los productores ilegales. Evidentemente sería políticamente incorrecto legalizarla, aunque científicamente correcto hacerlo.
Advertencia: Se ha determinado que las políticas populistas se alejan del método científico y pueden ser nocivas para la salud de los pueblos.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home