Tuesday, December 21, 2004

Fascilismo


Monopolio Posted by Hello
UNOS DE LOS ASPECTOS negativos de las megacorporaciones es su capacidad de poder dominar el mercado y hacer cada vez más difícil a las pequeñas empresas subsistir. Cuando esto conlleva a la extinción de la competencia, se constituyen en monopolios, dando así cabida a las nuevas formas de totalitarismo corporativo plenipotenciario.
Del mismo modo, un Estado todopoderoso que controla y maneja las principales empresas productoras del país conforma un monopolio estatal o estatismo. Este es capaz de implementar políticas de dominación que subyugan e inhiben cualquier competencia local perpetuando el subdesarrollo.
Los monopolios, tanto privados como estatales, están inspirados en la doctrina totalitaria, estandarte del fascismo y el marxismo. Este último siempre se ha vendido como progresista y democrático; aunque sus seguidores comparten el mismo ADN de los fascistas, creen distinguirse de ellos porque alardean de compasivos y altruistas, los Robin Hood de la miseria humana, con el tupe de vanagloriarse de defensores de los pobres, del ambiente y los derechos humanos, cuando paradójicamente siempre han incrementado la pobreza, contaminado el ambiente y mancillado los derechos humanos.
Las corporaciones para sobrevivir deben beneficiar a sus accionistas y, para ello, idealmente, también a la sociedad con sus productos, sin afectar el ambiente. Mejor aún cuando entienden que es la competencia y no el monopolio la clave de su éxito, porque estimulan la innovación, proporcionan fuentes de trabajo y motorizan el desarrollo.
El estatismo y los monopolios corporativos, como antes el marxismo y el fascismo - sin dejar de lado los fundamentalismos religiosos- históricamente han sido un trastorno económico, por albergar la doctrina de concentrar el poder absoluto (fas cilismo).
II
UNA MUESTRA DE TRASTORNO bipolar está desarrollándose en Europa, y no se refiere al campo de la locura, sino a otro menos extenso, el campo electromagnético. El software se ha transformado en un nuevo paradigma en la batalla política. Los gobiernos europeos, sus políticos, los empleados públicos y los ciudadanos en general han decidido tomar posiciones en relación a dos visiones diferentes del mundo cibernético. En una esquina está Microsoft tratando de mantener su liderazgo, y en la otra, el modelo abierto de software, disponible a bajo costo y de código compartido. La contienda en Europa amenaza extenderse como virus en una nueva guerra por la dominación digital.
Uno se pregunta qué alienta tanta pasión. La respuesta estaría en la imagen que a los ojos de los europeos representa alinearse con productos de una empresa norteamericana como Microsoft, percibida como un monopolio derechista. Muchos políticos ven con simpatía a Linux como un competidor formidable en contra del gigante.
Existe un aspecto enteramente cultural que predispone y genera afinidad con Linux, y proviene de su creador, el finlandés Linus Torvalds, quien toca ciertas fibras colectivistas con su sistema abierto, lo cual se ubica más en sintonía con la izquierda europea siempre atraída por el modelo utópico socialista.
EL TEOREMA DE GODEL trasciende en estas diatribas, al señalar que nuestras mentes son sistemas computacionales lógicos basados en un conjunto finito de axiomas, muchos de los cuales son paradójicos e inconsistentes. Los doctrinarios no usan la lógica y creen que lo saben todo; los aristotélicos usan la lógica y sólo saben que no saben nada.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home