Tuesday, December 21, 2004

Inteligencia colectiva


Posted by Hello
CIERTAMENTE LA DISTORSION de la realidad es un hecho de gran interés en el campo de la política, y es en ese ámbito donde repercute enormemente en las decisiones públicas. Un caso reciente es el de los colombianos, quienes en un 70% apoyan en su desempeño al presidente Uribe y celebran su intento de erradicar a los insurgentes responsables de tantos años de sufrimiento. Sin embargo, a pesar de ello, existe en ese país un 30% de adversarios en diferentes corrientes, incluyendo a simpatizantes de los grupos radicales.
En otras latitudes, otro ejemplo son los simpatizantes de Saddam Hussein, Fujimori o Milosevic, quienes todavía gozan de 20-30% de respaldo en sus respectivos países.
Indudablemente las mayorías rechazan la pérdida de la democracia, el descalabro de la justicia o el manejo irresponsable de la economía. Nadie disfruta altos niveles de pobreza, inflación, desempleo, hambre, delincuencia, crimen, despilfarro, corrupción, etc. Pero a pesar de todas esas calamidades, existen grupos de simpatizantes espontáneos e irrestrictos, donde la democracia y los valores no son criterio universal innato imprescindible para dar su apoyo; por lo tanto, en ellos existen otros factores, además del simbolismo o el carisma que son independientes del nivel cultural (como ocurrió en la Alemania nazi), donde la distorsión de la realidad puede jugar un papel preponderante en un momento dado.
AFORTUNADAMENTE en libertad y, a pesar de ciertas distorsiones, el progreso se abre camino gracias a la inteligencia colectiva, una tabla de salvación intuitiva que impide autodestruirnos; ella eventualmente se sobrepone y resulta implacable. Las sociedades libres no adoctrinadas actúan de manera sabia y eficiente cuando la información fluye sin tropiezos. Las multitudes logran más aciertos que los "gurús" dentro del grupo. Una muestra trivial pero válida de ello son los concursos televisivos de preguntas, donde las respuestas correctas provienen más comúnmente (91% vs. 65%) del público que de la opinión obtenida de las llamadas a los expertos. Colectivamente somos genios.
Los ciudadanos en democracia fácilmente y con gran precisión detectan las argucias del gobierno, ellas saltan a la luz pública de manera contundente a pesar de la manipulación y el engaño; ningún gobierno escapa de sus errores por más que quiera esconderlos o tergiversarlos. Ante esos eventos, si a los ciudadanos se les da la oportunidad de expresarse con el voto, mayoritariamente siempre castigarán en las urnas a los responsables.
Por ello el afán de las autocracias de bloquear el acceso a la información y torcer la realidad, sólo así pueden conducir a los pueblos a la ceguera y la obediencia pueril.
Evitarlo es el mejor elixir al progreso.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home