Tuesday, December 21, 2004

La influencia sutil


Posted by Hello
DISFRUTANDO EN LA PLAYA en compañía de unos amigos se nos acerca una acalorada señora con una bolsa llena de vidrios rotos, y nos comenta: tengo dos horas recogiendo vidrios de la arena, ¡me sorprende!, si quieren mantener estas playas aptas para el turismo deberían impedir el uso de botellas de vidrio, ¡es un peligro para los usuarios! La miramos admirados ante tanta dedicación en un día de esparcimiento, pero continuó: ¡voy a hacer una carta al Departamento de Turismo para corregir esta irresponsabilidad! Sin más comentarios se marchó apurada para continuar con su tarea, dejándonos a todos pensativos.
Para nuestra sorpresa, al día siguiente dos empleados del hotel deambulaban en la arena atareados en la búsqueda de botellas rotas.
Gracias a estos personajes el mundo avanza hacia el bienestar, y la sociedad, en la medida que dispone de participaciones desinteresadas como éstas, logra alcanzar beneficios inusitados. Ellos representan el buen samaritano, con quien contamos inadvertidamente; son vigilantes íntegros y bien intencionados que tienen una pasión especial de hacer el bien por el bien, son un regalo a la humanidad.
UNA PEQUEÑA INQUIETUD se puede transformar en un inmenso proyecto para el disfrute de un número cada vez mayor de personas, permitiendo que las pequeñas cosas pue dan hacer la gran diferencia una vez alcanzado el punto de inflexión o quiebre.
En la segunda ley del caos, influencia sutil o el efecto mariposa (el aleteo de mariposa en Brasil puede provocar un tornado en Texas), guarda estrecha similitud con el punto de inflexión antes mencionado.
Bajo esa premisa, sin embargo, los humanos albergamos sueños de control y de poder, pero la teoría del caos nos enseña que la mayoría de los sistemas autoorganizados están ligados a innumerables "mariposas" de infinitas variedades y colores que actúan como transgresores del sistema. Tanto en la naturaleza, en la sociedad y en nuestra vida cotidiana el caos nos gobierna, pero necesitamos, para vivir de una manera saludable y dichosa, una especie de percepción precisa de la realidad, un orden aparente, y ante los problemas podemos sentir esa carencia y nos preguntamos: ¿dónde está la solución?, ¿cómo voy a obtenerla y utilizarla en mi vida?
STEFAN ZWEIG, ASIDUO admirador de Dostoievski, a quien denomina transgresor de fronteras, y en cierto modo, con él define acertadamente esas interrogantes al situarlas dentro de un proceso imprescindible para la existencia: "La tradición es una muralla de piedra hecha de pasados que ciñe el presente. Quien tenga anhelo de futuro, por fuerza ha de saltarla, pues la naturaleza no tolera altos en el conocer. Y aunque aparentemente quiere el orden, en el fondo sólo ama a quien pasa por sobre él para crear un orden nuevo. Ella misma es la que engendra en unos pocos, por plétora de fuerzas, esos conquistadores que abandonan las tierras familiares del alma, para lanzarse a los oscuros océanos de lo desconocido en busca de zonas nuevas del corazón, de mundos nuevos del espíritu. A no ser por estos audaces transgresores, la humanidad viviría presa de sí misma, encerrada en un círculo sin escape. Sin estos grandes mensajeros cada generación ignoraría sus caminos. Sin estos grandes soñadores, la humanidad no descubriría nada de su profundo sentido".

0 Comments:

Post a Comment

<< Home