Tuesday, December 21, 2004

Una de vaqueros


Posted by Hello
LA MAGIA, EL OCULTISMO, el misticismo, la hechicería, la astrología, la homeopatía, el marxismo y la masturbación; todas, son prácticas alternativas que gozan de gran prestigio dentro de un inmenso universo de partidarios.
Por otro lado, existe un grupo menor de adeptos, un tanto más inflexibles, que para aceptar las creencias requieren de las engorrosas pruebas científicas destinadas a corroborar las evidencias, siempre apoyadas por el análisis preciso, doble ciego, repetitivo y reproducible, que proporcione respuestas siempre controladas carentes de interpretaciones subjetivas, o proclives a proporcionar resultados inciertos o dependientes de factores de manipulación o inducción voluntaria o involuntaria.
ANTE ESTOS CONCEPTOS, es de esperar también acciones contra las leyes físicas, entre ellas la fuerza de gravedad; a través de la creación de una física alternativa más democrática, diferente a la que todos estamos injustamente sometidos, de manera de poder contrarrestarla eficazmente con algún movimiento progresista anti-gravedad.
Ciertamente para los promotores de estas prácticas alternativas, les sobran motivos para mantenerse dentro del limbo de la imprecisión; porque de comprobarse su ineficacia, definitivamente quedarían expuestos y eyectados del mercado de trabajo, el cual muchas veces es su único medio de sustento o de entretenimiento. Hecho por el cual aceptan permanecer dentro de esa categoría menos rigurosa, que la exigida por los obstinados seguidores de los preceptos científicos convencionales.
En las ciencias políticas muchas veces sus actores, los políticos, no hacen honor al calificativo de ciencia, al no poder cumplir con esos preceptos tan rigurosos y precisos. En cierta forma la política tiende a ser un contrasentido de la ciencia por ser imprecisa e hipócrita para poder ser políticamente correcta. Para la ciencia la hipocresía es un sentimiento incorrecto porque, en principio, no le importa y en la práctica le es inú til y contraproducente en su búsqueda de resultados transparentes y confiables.
Por el contrario, lo que sí encaja perfectamente con el acto político es la ciencia-ficción, que consta de 100% invención. Logran crear un mundo al revés, donde no ves lo que crees que es. Con ello el infierno puede ser el cielo, los delincuentes son inversores y patriotas pudientes, que pueden disfrutar deambular libremente hostigando inocentes, quienes la mayor parte del tiempo son los que permanecen encerrados y aterrados en sus casas.
ESTO ME RECUERDA las injusticias de las películas de vaqueros, donde nos hacían creer que los malos eran los indios, pero en realidad era al revés, los vaqueros los mataban y despojaban de sus tierras que durante siglos habían habitado, o, en su defecto los inducían a saltar la talanquera, como sucedió con Toro (el del Llanero Solitario).
El hombre, consagrado venerador de las astucias, siempre corre el riesgo de equivocarse una y otra vez por actuar al revés. Cualquier carismático, comediante y astuto mayor de edad puede deslumbrar a una multitud de incautos y encantarlos para hacerse en el poder, sin siquiera haber cumplido y aprobado las pruebas de aptitud académica, requerida inclusive en otras profesiones de mucha menor envergadura y responsabilidad.
Sin duda, se trata de una conspiración salvaje en contra de la Ley de Gravedad, que tarde o temprano, aun sin saberlo, pone a cada quien en su lugar.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home