Monday, January 03, 2005

La vida es bella

Realidad es lo que no desaparece aun cuando hayas dejado de creer en su existencia.(Philip K. Dick)

EN LA CAVERNA DE PLATON un hombre reposa frente a la hoguera, su sombra proyecta una silueta que dibuja la realidad en su conciencia, para él, ese es el acertijo de su verdad; ese es él, hasta que se convenza de su inconsistencia.
La realidad cambia como las nubes, por la influencia de las corrientes, siempre presentes acechando constantemente. Así es la vida, aquí en la tierra, donde se mueven los descontentos y sus aciertos; ellos siempre despiertan un nuevo motivo en que creer.
Big Fish, es una novela de Daniel Wallace, donde el personaje narra su vida a modo de fábula, construyéndose su realidad; es su entendimiento para enfrentar la vida más feliz mente.
Somos tan felices como interpretemos la realidad. La cual no necesariamente es tan certera como la figuramos. Un fundamentalista de cualquier culto no duda de sus creencias a pesar que para otro fundamentalista lucen irracionales esos argumentos, y así pueden contradecirse mutuamente hasta el infinito.

Posted by Hello
Mejor es sospechar de cualquier verdad absoluta. Moralidad absoluta conduce a intolerancia absoluta. Extremismo no es virtud pero sí la moderación. El hombre es por naturaleza imitador y mitómano (cuentacuentos), con un cerebro que dispone de mecanismos que permiten ver la realidad desde diferentes perspec tivas.
El 90% de la población norteamericana cree en Dios, creencia que se ha incrementado en las últimas décadas. Es una realidad acomodaticia que no exige evidencias científicas que cuestionen su existencia. La mente se encarga de argumentar y reafirmar una creencia como cierta, un tanto más mientras más generalizada sea o tempranamente haya sido impuesta. No apremia la necesidad de recurrir a indagaciones profundas sobre la veracidad de algo, mientras proporcione ayuda o bienestar y existan intereses o pasiones que la fomenten.

Posted by Hello
El Congreso norteamericano ha destinado fondos para investigar la existencia de seres extraterrestres y de vida en Marte, pero nunca para comprobar la existencia de Dios. Aunque se afirmara su inexistencia, la mayoría no creería en los argumentos. Imaginan qué irrelevante sería el terrorismo islámico si Dios sale del conflicto. En fin, sería una solución, pero, dejar de creer es más difícil que creer. Gracias a Dios que el amor y la compasión están en nuestros genes para salvarnos.
Todos surcamos el carril del tiempo por donde observamos los hechos y sus vicisitudes, analizamos los eventos y los interpretamos de acuerdo a nuestra estructura y capacidad, creando así nuestra realidad. Cuando somos incapaces de abarcar la totalidad de los factores que influyen, no acertamos en el desenlace final de los acontecimientos y, por lo tanto, desconocemos lo que nos depara el futuro. Por ello, el libre albedrío es una ilusión, ya que los factores causaefecto son infinitos e impredecibles y su incompleto conocimiento impide controlar nuestro destino.
Una vieja fábula cuenta de un Rey que envía a su sirviente a comprar víveres al mercado cercano. Cuando llega, se alarma al encontrar a la muerte que lo mira sorprendida. Regresa aterrorizado al palacio sin comprar nada; se lo dice al Rey y le pide un caballo para ir al otro mercado más lejano. El Rey, un tanto curioso, se acerca al mercado local, encuentra a la muerte y le pregunta: ¿por qué has visto sorprendida a mi sirviente en este mercado? Y ella le respon de: porque debería estar en el otro mercado.

1 Comments:

At 2:12 PM, Blogger Freddy Bronfenmajer said...

This comment has been removed by a blog administrator.

 

Post a Comment

<< Home