Saturday, March 19, 2005

El Conundrum


John Balsley, Modern Man Conundrum Posted by Hello

EXISTE UNA AFECCION presente en 1 de cada 166 niños conocida con el nombre de AUTISMO, caracterizada por incapacidad para leer el pensamiento, de entender la expresión corporal, el lenguaje metafórico o con doble sentido. Las personas afectas tienen cociente intelectual normal pero son en teoría "ciegos mentales". Les es difícil o imposible comprender la comunicación facial o verbal no explícita. No hay capacidad de intuición y está desactivado el mecanismo afectivo en las relaciones interpersonales. Los gestos faciales que expresan dolor, afecto, ira, miedo, ale gría o tristeza, etc., les son incomprensibles.
Las sociedades en su conjunto sufren de ceguera mental; porque el entendimiento es un ejercicio intelectual individual muy laborioso, y las masas son incapaces de conceptualizar claramente los mensajes, particularmente los provenientes de las esferas del poder. Todo conduce a confusión, la cual es un tanto mayor cuando el mensaje no significa lo que es. El enigma o conundrum consiste en descifrarlo.
Un ejemplo clásico son los sistemas controlados; éstos a lo largo de la historia siempre han fracasado por diversas razones, pero más que todo sobresalen en las causas de índole psicológica. Si analizamos las características de un cartel monopólico como la OPEP, donde se puede maximizar las ganancias al subir los precios restringiendo la producción. Sucede que cada quien sospecha del otro de incumplimiento de las cuotas, por lo tanto la tendencia es a no cumplirlas, independientemente que el otro sea honesto, por la sencilla razón de que se hace intolerable hacer el papel de honesto, mientras el otro no lo es.
La teoría del juego sirve de ilustración a la cita anterior, y está bien representada en el dilema del prisionero. Supongamos que dos estudiantes son arrestados en Singapur por masticar chicle; son llevados a la policía e interrogados por separado. A cada uno se le dice lo mismo: si tu amigo confiesa y tú rehúsas a hablar te daremos 10 años de cárcel, y tu compañero saldrá libre sin cargos. Si ambos confiesan les daremos 5 años a los dos. Y si ambos rehúsan a hablar estarán sólo 1 año en prisión.
Obviamente la mejor alternativa para ambos es esta última, permanecer callados, porque se corresponde con el menor castigo. Pero desde el punto de vista práctico la conducta que siguen está basada en el interés personal. Al no saber cómo va a actuar el otro, la mayoría opta por confesar, debido al temor de que si uno habla, y el otro no, el que no confiesa recibe la máxima sentencia de 10 años a costa del beneficio del menos honesto. Situación psicológicamente insoportable para el que queda convicto.
Cuando entramos en el terreno de la psicología de masas y su repercusión en las decisiones políticas, intervienen factores que resultan muchas veces contraproducentes para el bienestar de toda la sociedad, sin embargo son inevitables. Aspectos que permanecen sumergidos en el inconsciente dictaminan nuestra conducta y cuando son llevadas al plano colectivo producen respuestas incomprensibles para los que no las sufren. Si la sociedad permanece hundida en la miseria, ante esas circunstancias se activan mecanismos donde no interviene la ideología sino las calorías; y el benefactor que se las proporcione independientemente de su mecanismo o procedencia será alabado y admirado. Ese aspecto guarda cierta similitud con el Síndrome de Estocolmo, donde después de un largo cautiverio el secuestrado admira y respeta al secuestrador, sin importar su responsabilidad, por el solo hecho de controlar su vida.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home