Sunday, June 05, 2005

Entre la banalidad del bien y el mal


Posted by Hello
LOS ENFRENTAMIENTOS ideológicos de EEUU con Europa, Latinoamérica y el mundo musulmán emanan de impulsos divergentes. En este último se corresponde con la amenaza que representa para la civilización islámica el paradigma de la cultura occidental. El otro grupo se refiere a la dificultad que implica digerir el poder de una potencia única mundial dispuesta a imponer su compromiso con la libertad.
A pesar de las diferencias entre ambos grupos, el anti-americanismo en el mundo islámico y el que se destila ahora, tanto en el continente europeo como en Latinoamérica, están en cierto modo interrelacionados. Todos albergan semejanzas con actitudes de estigmatización implementadas durante siglos hasta nuestros días propias del antisemitismo. Es por ello que EEUU es despreciado por los fundamentalistas del mundo islámico y se arraiga de manera sustancial en Europa y Latinoamérica.
EEUU idealiza al bien, y se rehúsa a abandonar su estructura moral comprometida con la libertad. Tiene firmemente la intención de diseminarla en aquellas regiones del mundo más resistentes a adoptarla. Lo que es conceptualizado por muchos como intromisión en la soberanía de sus pueblos.
Israel y los judíos comparten algo esencial con los EEUU. El judaísmo, a pesar de su insignificancia numérica, ha tenido un rol fundamental en la historia de la humanidad, una luz ante las naciones. Durante cuatro mil años la visión universal de sus preceptos morales han influido, no sólo para preservar su existencia, sino para constituir una fuerza poderosa de valores en pro de la convivencia y el progreso, una inspiración para la justicia, un camino hacia la felicidad y una esperanza ante las adversidades, contraviniendo las rivalidades y el resentimiento.
Hacia EEUU se configura un proceso contradictorio que simboliza la banalidad del bien: sus aportes son tomados como un regalo, un acto obligatorio y natural sin parangón con relación a las otras naciones que descuidan mirarse en su propio espejo antes de criticarla. Sin embargo, siempre habrá voces que alienten en otros la necesidad de sobreponerse a favor del bien.
Durante el pasado siglo la antorcha de la libertad le ha correspondido enarbolarla. Despertó en su pueblo los principios más nobles, y gracias a la providencia pudo enfrentar y vencer las peores tiranías conocidas por el hombre.
EEUU tiene el poder para defender sus ideales, por el contrario, Israel es un pequeño Estado rodeado de peligros que sólo busca vivir en paz, y donde sus ciudadanos han utilizado cada átomo de sus fuerzas para sobrevivir. Esa perseverancia, a pesar de milenios de sufrimiento, le ha ayudado a sobreponerse a la estigmatización de sus adversarios. Ahora América enfrenta los mismos demonios, es el nuevo mercader de Venecia; ante un mundo donde sólo es políticamente correcto reprocharla, se encuentra sola, como judíos, a merced de la indiferencia y deslealtad de muchas naciones, inclusive de aquellas que salvó de la barbarie y la extinción.
Parte de su interés por arraigar el espíritu democrático por doquier es impedir que la banalidad del mal carcoma los cimientos de la existencia, y el hombre encuentre más fácilmente el bien. Ningún país queda exento de actos impropios y amenazas dentro de su seno; en presencia de libertad, son sus ciudadanos quienes ejercen la mayor presión por evitarlos, esclarecerlos y corregirlos. Sólo así es posible alcanzar el consenso que aproxime los eventos fielmente a la verdad desvinculados de los intereses del poder.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home