Sunday, July 31, 2005

Las dos derechas

Sabemos de la existencia de dos izquierdas, cabe suponer, de antemano, como todo en la naturaleza, que también existen dos derechas, una extrema y otra moderada. Esta última coexiste con la izquierda moderada sin problemas, ambas se necesitan, son democráticas y se autorregulan; el peligro radica en los extremos. Y de hecho, esos dos extremos se asemejan -recordemos que ambas compiten de izquierda a derecha tres a uno en genocidio- y conviven sin saberlo, porque albergan los mismos objetivos, inquietudes y odios, como bien lo manifiestan sus inclinaciones a favor de movimientos muy diversos y muchas veces contardictorios; y de donde afloran fácilmente tendencias comunes discriminatorias y antidemocráticas que encontramos hoy solapadas en la lucha contra la globalización, la integración, la homosexualidad, la mujer, y en favor de los nacionalismos, los centralismos, la xenofobia y los fundamentalismos religiosos.
No se trata de identificar las viejas doctrinas y clasificarlas simplemente de fascistas o marxistas, que lo que hacen es limitar los conceptos, encasillar y confundir los términos tomados del pasado, que fueron representativos del patrón común de la política reinante en otras épocas ( si Caligula hubiera nacido en el siglo XX estaría en cualquiera de sus filas). Los conceptos actuales hablan de factores inherentes al ser; de un proceso congénito o adquirido a través de adoctrinamiento, que conduce a trastorno en los circuitos neuronales, los cuales llevan a ver al mundo en una sola dimensión, de un solo color.
Se producen alteraciones en la capacidad cognitiva innata, que impiden aceptar la divergencia con el contrario, imposibilita encontrar puntos de coincidencia, compartir o dicernir, integrar o armonizar conceptos para alcanzar acuerdos que lleven al entendimiento global, y es por ello que sus seguidores tienden a admirar conductas absolutista encontradas en personajes tan diversos como Hitler, Stalin, mao, Mussolini, Sung Il, Hussein o bin laden. Todos dolecen de la misma psicopatía totalitaria, tienen similares signos y síntomas clínicos y tienden a parecerse marcadamente entre sí.
Elizabeth Mullen y colaboradores, psicólolos de la Universidad de Chicago y pertenecientes a la Sociedad para el Estudio Psicológico de los Asuntos Sociales (2003) nos dicen, en su artículo titulado Evitar trampas en la Psicólogia Política, que no es verdad que sólo el autoritarismo de derecha sea capaz de llevar el mundo a la ruina. Sus investigaciones determinan que los extremismos, tanto de derecha como de izquierda, comparten características comunes asociadas al bajo desempeño en la integración de situaciones de alta complejidad. Y hay razones para alarmarse si cualquiera de esas tendencias llegan a dominar, por la ineludible tentación de propiciar holocausto nuclear o acarrear con mayor facilidad consecuencias desastrosas. Ambos radicalismos sufren de dificultades para reconocer la existencia de multiples aspectos de un problema y se inclinan por aceptar una sola causa como responsable, son incapaces de integrar los distintos lados para negociar, son intolerantes y responsabilizan como motivos del conflicto exclusivamente a factores ideológicos.
Actualmente la pobreza y el fanatismo suicida son armas de destrucción masiva tan poderosas como las nucleares, y sus promotores son capaces de mantener al mundo enfrentado por factores relacionados con una visión exclusivista, irreconciliable y nihilista de la realidad.

Sunday, July 24, 2005

Los visionarios


visionarios Posted by Picasa
EXISTE LA NOCION de que la realidad que percibimos representa tan sólo el 1% del total, y el 99% restante permanece oculta a la mayoría. Los visionarios son individuos que en un momento dado, bajo ciertas circunstancias intuitivas, logran captarla ampliamente. Estas personas pueden descifrar la información incipiente, procesarla y ver con certeza y de antemano el desenlace de los acontecimientos en el tiempo.
El engaño inducido o cimentado con falsas creencias, aunque no logre cumplir los objetivos señalados, hace mover mecanismos inconscientes -autoengaño- que se encargan de sustentarlos, al instalar un sistema de convencimiento propio dedicado a estructurar la supuesta "verdad".

Causa sorpresa oír que el capitalismo es el camino al infierno, cuando a todas luces ha sido el único método adoptado por los países que hoy conforman el Primer Mundo, y gracias a ellos el mundo ha podido progresar. De lo contrario, ni penicilina y ardiendo, no en el infierno, de fiebre.
Como alternativa hay quienes proponen diseñar el marxismo light, a pesar del largo historial de miseria, muerte y destrucción que lleva en sus hombros. Esa idea despierta interés si captamos 1% de la realidad; por ello, siempre habrá espacio disponible en la mente para cualquier pretensión. Einstein lo dijo: la imaginación es más importante que el conocimiento.

Si nos planteamos que la sumatoria de fuerzas positivas genera el equivalente de fuerzas negativas en el tiempo (causa-efecto). Y si para las leyes físicas el tiempo es irrelevante a diferencia de su importancia en los ciclos de la vida, por ser finitos. Pudiéramos representar al tiempo como uno liga elástica, capaz de estirarse y encogerse a capricho, donde cada acto negativo, tarde o temprano, conlleva a una respuesta contraria positiva y viceversa (el crimen, de una u otra forma, siempre paga, pero no necesariamente en el tiempo esperado).

Mientras más numerosos sean los adherentes de una idea, más se harán sentir sus creencias, independientemente de la realidad que la sustente, y siempre se beneficiarán de su efecto contagioso y multiplicador. Cualquier razón, por más descabellada que parezca, tiene posibilidades de adentrarse en la mente, y de manera determinante y ofuscada intentará cumplir con sus objetivos. Los mártires del terrorismo suicida mediante el asesinato indiscriminado de gente inocente creen asegurarse gratificación divina en el cielo con bonificación sexual incluida hasta la eternidad. Por otro lado, convivimos con un innumerable arsenal de creencias esotéricas que le son coherentes y venerables a gran parte de la hu manidad.

Los países que han tomado rumbos equivocados viven condenados a la miseria y abultan la lista de penurias; en cambio, los que han emprendido políticas correctas han logrado disfrutar de bienestar; éstos son la muestra indiscutible del éxito y son el ejemplo a seguir; tan sencillo como eso. Los que no han entendido el mensaje viven un sueño atiborrado de discursos, diatribas, resentimiento y esperanzas extraídos del basurero de la historia, un espacio colmado de desechos útiles para cautivar incautos.

Ante el agotamiento, los ciclos se repiten para empezar de nuevo una y otra vez. Siempre habrá un nuevo amanecer a cargo de los mensajeros de la luz, de los transgresores del sistema, de los visionarios y, como un torbellino de esperanza, darán paso a los cambios por venir.