Sunday, September 18, 2005

Evolución & Diseño


Evolution Posted by Picasa

El entendimiento humano no está compuesto de luz inerte, sino está sujeto a la influencia de la voluntad y las emociones, de hechos que crean conocimiento y fascinación; el hombre prefiere creer en lo que quiere que sea verdad. Francis Bacon.

HASTA HACE 500 AÑOS el sentido común nos decía que la Tierra era plana, pero con el tiempo he mos aprendido a aceptar la noción de su redondez. Hoy en día pocos la cuestionan.
En los albores del siglo XXI una nueva controversia despierta la atención de científicos, teólogos y neófitos. La diatriba radica en encontrar una explicación a los orígenes de nuestra existencia.
La ciencia nos dice que somos consecuencia de La Teoría Evolutiva de Darwin. El sentido común nos dice que provenimos del Diseño Inteligente (visión creacionista). Dos puntos de vista enfrentados con partidarios en favor y en contra. Unos creen en hechos concretos y simples, verdades sólidas que sólo pueden demostrarse con la razón objetiva y científica. Sus oponentes disienten de esas ideas. Ven fuerzas ocultas del lenguaje, la cultura, el poder, el sexo, las clases, la ideología y el deseo; todas conspirando y alterando la percepción del mundo, nublando nuestro juicio con falsas nociones de una supuesta verdad.
La física cuántica y la teoría de la Relatividad de Einstein cumplen 100 años y todavía no es fácil concebir ampliamente sus conceptos, sin embargo aceptamos la opinión de los expertos, ellos la entienden y con ella se han producido transistores, energía atómica, el láser, etc., y todos funcionan, los podemos usar, son tangibles y por lo tanto existen. Del mismo modo encendemos la luz, nos alumbra, no hay necesidad de saber cómo lo hace, pero está ahí presente, vemos su chispa, sentimos su fuerza. No obstante todo ello es fácil de aceptar porque no interfiere con nuestros sentimientos.
El problema que enfrenta esta nueva diatriba es más profundo, es estructural. El hombre tiene avidez por la sugestión, le ayudan las doctrinas etéreas, las cuales activan receptores cerebrales que encienden el espíritu. Difícilmente éstas pueden sustituirse por razonamientos científicos distantes, carentes de pasión o dramatismo. Somos por naturaleza dualista (sentimos al cuerpo separado del alma); no se concibe a la materia cerebral, con su complejidad intrínseca, como fundamento de la percepción de nuestros sentimientos -el cerebro como órgano es único, se analiza a sí mismo, lo que no hacen ni el páncreas ni el ojo. Tendemos a considerar al alma como un ente inmune a los postulados de la física con poderes que sobreviven después de la muerte.
¿Qué papel juegan los escépticos, los relativistas y los tolerantes en esta contienda? Los escépticos creen que hay una verdad en algún sitio, aunque muy preciada, viven con la tragedia de no poder jamás encontrarla. En su escepticismo sobre la posesión de la verdad, los coloca paradójicamente en el plano del absolutismo acerca de la naturaleza de la verdad. En cambio, los relativistas, son laxos en sus convicciones, para ellos la verdad es tan poca cosa que no amerita preocuparse por ella: tu verdad, su verdad, mi verdad, todas valen lo mismo. Los tolerantes creen en su verdad pero siguen el dictamen de Voltaire: "desapruebo tu verdad pero defenderé con mi vida tu derecho a decirla".

1 Comments:

At 7:43 AM, Anonymous Anonymous said...

Very unique blog you have! I'm definitely going to bookmark you!

I have a deer hunting supplies site. It
pretty much covers deer hunting supplies related stuff. Please visit it.

Rod

 

Post a Comment

<< Home