Sunday, March 12, 2006

La tercera dimension

LOS ENFRENTAMIENTOS entre la izquierda y la derecha han existido en el mundo desde épocas inmemorables y siempre han inclinando la balanza de poder hacia uno u otro lado. Ese poder se renueva o cambia constantemente en bloques de influencia, aunque, en nuestros días, estos sean un tanto menos demarcados que los que presenciamos durante la Guerra Fría, ellos siguen ejerciendo patrones de conducta determinantes en el desarrollo de los procesos políticos, sociales y económicos y, en cierto modo, son las ideologías que incitan y encienden los conflictos, las guerras, y sobre todo constituyen los factores que obstaculizan en muchas regiones el progreso al trastocar el entendimiento y la conciliación.
Por naturaleza nuestros circuitos cerebrales nos inclinan hacia uno u otro bando, y los factores culturales, sociales y las circunstancias intensifican nuestra propensión innata.
CUANDO LA BALANZA se inclina hacia un lado, el contrario percibe que se le vulneran sus derechos, ya que su carga neuronal le impide concebir la realidad del lado opuesto. Podemos fácilmente entender el mundo dentro de nuestra propia dimensión, pero es difícil aceptar la posición del otro. Puede ser más fácil a un observador imparcial encontrar coincidencias entre ambos lados del conflicto, y en ese hurgar es de donde emerge la más justa decisión. Es por ello que la justicia se simboliza en una mujer con los ojos vendados sosteniendo una balanza en posición neutral. Por lo tanto, cabe suponer que militar con la izquierda o la derecha nos impide ser ecuánimes, y nos coloca en las arenas del sectarismo partidista, madre de los problemas que vivimos.
Pero aun así, los aspirantes al poder en ambos bandos tienen coincidencias, cuando buscan aplicar una vieja metodología de manera consecuente. Y es allí donde las inclinaciones políticas no interfieren para nada con su ciencia. Gracias a los postulados de Maquiavelo, citadas en su obra magistral, El Príncipe, les es posible cumplir los pasos necesarios para bien lograrlo. En ese manual, de manera sistemática están plasmados, como en un catecismo, los principios que, letra a letra, contradicen a un inesperado rival de su época, a un promotor del humanismo universal, el pacifista y héroe de la razón sobre la fuerza, quien hace 500 años respondía al nombre de Erasmo de Rótterdam.
MIENTRAS ERASMO exigía que los príncipes se subordinaran a sus pueblos, voluntaria y pacíficamente sin pretensiones egoístas, Maquiavelo elevaba la voluntad del príncipe y sus naciones al nivel supremo, hacia el único objetivo de todo pensamiento o acción. Todas las fuerzas deben servir a su voluntad con el fervor de una idea religiosa y ser él la única razón del Estado sobre sus súbditos. El debe ser el único y visible fin de la patria, la culminación de toda evolución histórica sin objeción alguna y la más alta tarea dentro de los acontecimientos del mundo; para Maquiavelo, el sentido final era el poder, para Erasmo, la justicia.
Con ello, quedan fundidas en el tiempo las dos grandes y eternas maneras de aplicar la política global. Para Erasmo, el filósofo contemplador ingenuo en este mundo, la política pertenece a la categoría de la ética, en el sentido de Aristóteles, de Platón, de Espinoza y de Tomás de Aquino. Para Maquiavelo tiene que ver tan poco con la ética como con la anatomía. El Príncipe no tiene para qué soñar con la humanidad, sino contar con los hombres, aprovechar sus fuerzas y flaquezas en pro de su exclusivo beneficio.

1 Comments:

At 4:24 PM, Blogger travishuron8667792013 said...

Do you want free porn? Contact my AIM SN 'abunnyinpink' just say 'give me some pics now!'.

No age verification required, totally free! Just send an instant message to AIM screen name "abunnyinpink".

Any message you send is fine!

AIM abuse can be reported here.

 

Post a Comment

<< Home