Monday, July 10, 2006

Tribulaciones de la izquierda light

ES COMUN NOTAR que cuando algún bienintencionado individuo, en un incidente fortuito de maltrato, le toca contener al marido que golpea a su esposa, al final del día, el buen hombre termina con las tablas en la cabeza, vapuleado por la mujer por pegarle a su marido.
El inconsciente trabaja de manera insospechada y nos conduce muchas veces a engañarnos. Ello se observa en la actitud complaciente al enfrentar los totalitarismos de turno, lo cual podría ser el reflejo de la tendencia ideológica que predomina en cada quien. Hitler y Stalin tuvieron sus apologistas, ninguno de ellos pudiera haber ido tan lejos sin su ayuda. Hoy en día vemos cierto paralelismo: la izquierda liberal peca a favor de la izquierda radical.
LA INESTABILIDAD MUNDIAL también recae en gran medida en la conducta condescendiente de los gobiernos e instituciones políticas dominadas por el pensamiento de la izquierda planetaria, la cual se atribuye, en todos los ámbitos, una indis cutible mayoría. Ese poder toma posiciones determinantes hacia la globalización, el mercado, el libre comercio, la contaminación, el intervencionismo, la integración, el racismo, el aborto, matrimonio homosexual, etc., pero muy exigua hacia los híbridos totalitarios, bien sean políticos o religiosos; con los que difiere en ideología, pero comparte, en cierto modo, al mismo adversario. El enemigo de tu enemigo es mi amigo hace que el enfrentamiento global contra EEUU sea encarnizado.
Si analizamos el problema árabe-israelí encontramos mayor apoyo por la causa palestina independientemente de cómo Israel actúe. Los enfrentamientos con el mundo árabe pasan a ser un problema de EEUU e Israel, no de Europa. La UE casi siempre ha sido una influencia vaga a la hora de aportar soluciones. El razonamiento mayoritario se basa en que los problemas del mundo árabe existen no por culpa de los europeos, sino por el mal manejo que los norteamericanos le han dado, y tienen como ingrediente fundamental a la malentendida ocupación israelí. Dos países contra los que la mayoría del mundo antagoniza o teme alinearse.
Sin embargo, es conveniente que el mundo árabe enfrente su fundamentalismo de manera endógena, ya que cualquier intervención externa evoca escepticismo. La tolerancia de Occidente hacia las monarquías y regímenes tradicionales de facto se debe al interés energético, pero ello a su vez permite reprimir los movimientos democráticos internos, que caen irremediablemente asfixiados víctimas del chantajismo petrolero.
EN LATINOAMERICA hay elementos similares; medio siglo de dictadura inclemente en Cuba ante la vista complaciente de la izquierda liberal en Norteamérica, en Latinoamérica, en Europa, en la OEA, en la ONU, etc. La isla ha creado inestabilidad por décadas en el continente y de nuevo entra a la palestra. Sale del coma con respiración asistida, gracias al maná que le llega de los petrodólares que se reparten en la comarca. La izquierda light que le coquetea, en el fondo de su corazón tiene arraigado un resentimiento que genera rechazo natural a la idiosincrasia norteamericana, independientemente de sus errores y aciertos, que ayuda a distorsionar la realidad y pasar por alto las injusticias y la desesperación que sufren los que viven oprimidos.
La izquierda liberal debe hacer valer su identidad democrática y enfrentar con esas ideas la lucha contra el radicalismo. En sus manos está la libertad de gran parte del planeta, y recae sobre ella la responsabilidad ética de cooperar para mantener las instituciones autónomas y transparentes, salvar a los pueblos de la opresión y sacarlos del subdesarrollo que siempre les ha afligido.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home